NO COMETAS ERRORES

viernes, 3 de mayo de 2013

UN GAY VS UN HETERO

Es sorprendente descubrir en múltiples publicaciones cómo la palabra o denominación "GAY" esté utilizada, a menudo, tergiversando la realidad y, a veces o más a menudo aún, encubriendo unos intereses que poco o nada tienen que ver con ser de orientación homosexual o no serlo, o sea ser GAY o no ser GAY. En la mayoría de los casos, que conocemos, casi siempre se busca algún tema en concreto utilizando esa palabra en cuestión. Hoy en día, parece ser que para atraer hacia sí la atención de algún que otro público, numeroso en todos los casos, se utiliza esa preferencia sexual como insignia de lo que se quiera vender y/o exponer a numeroso público. La palabra GAY, hoy en día, la podemos encontrar, prácticamente, en todas partes. Hay hasta caramelos con la palabra de la que tratamos, y los caramelos, si queremos venderlos, pues son, en la mayoría de los casos, para niños. ¿No se lo podrían ahorrar o, al menos, no meter a los niños en el tema que nada tiene que ver con ellos? ¡Qué falta de criterio y de responsabilidad entre los mayores de edad, desgraciadamente! En muchísimos anuncios, clasificados o no, dedicados al tema GAY, nos podemos encontrar bastante de todo. En la sección dedicada exclusivamente para esta clase de público se anuncian también putas, negocios de parejas liberales, intercambios variopintos, etc.  ¿Y el mismo cruising? Pues, resulta que el cruising no es solamente de los gays exclusivamente y mucho sabemos de ello, todos. Practicar el cruising entre tíos o cruising de tíos, o cómo lo queramos llamar, es lo mismo que buscar un acto sexual con otra persona del mismo sexo (en este caso: masculino) de manera esporádica, totalmente anónima (no hace falta ni hablar) y sin compromiso afectivo. El cruising también lo practican muchos tíos heteros que, con la novia o mujer que se ha quedado en casa o está de compras, van en busca de pegarse un buen filetazo con otro tío u otros tíos, si se tercia. Y es mejor que no sigamos contándonos historias. Nosotros siempre lo vamos a llamar como Cruising entre Tíos o Cruising de Tíos, no vamos a utilizar la palabra GAY puesto que, simplemente, no hace falta utilizarla. Es lo que hay. ¿O, acaso, no lo sabes? Y no es de extrañar que a un tío heterosexual en algún momento de su vida le entren ganas de pasárselo bien con otro tío, ya sea gay, ya sea otro hetero. Es cuestión de vivir una especie de fantasía, de probar lo que, a veces, comentan. Apagar la curiosidad, apañar el picorcillo que nos viene, a menudo, de imprevisto, etc. Eso no quiere decir que rompemos la fidelidad hacia nuestra novia, novio, mujer o marido. Hay opciones múltiples, hoy en día. Aunque el tema de la fidelidad es bastante complejo y muy extenso y sobre ese tema ya hablaremos en otro momento, otro día. Cualquiera de vosotros, los que estéis con la lectura de este tema, podéis exponer vuestro punto de vista acerca del tema insertando vuestro comentario. Y, si a alguien le apetece adentrarse un pelín más en el tema, quizás sepa y pueda explicarnos a todos el porqué de tanto pasivo entre los chicos y hombre heterosexuales... ¿Por qué tanto pasivo? Un heterosexual, hermoso, bien hecho, con el cuerpo de gimnasio o natural (qué hay muchos que no necesitan ir al GYM para perfeccionar su musculatura o cuerpo, ya nacen y se desarrollan perfectos), fibrado, corpulento, robusto, mocetón y... ¡PASIVO! ¿Por qué?

Flag Counter

Inserta tu email aquí y estarás al tanto:



BLOG DE KEDADAS ENTRE TÍOS



¿En qué o en quién pensará este chico de la foto, acostado al lado de su novia o, quizás, su mujer?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.